jueves, 4 de febrero de 2016

Padres buscadores de tesoros

Uno de los grandes errores que cometemos los padres a la hora de educar a nuestros hijos es que nos enfocamos casi siempre en lo negativo, en lo que hacen mal. Podemos decir que la mayor parte del tiempo estamos encontrando defectos en lo que hacen. Como destaca Henry David Toureau: "el que siempre está buscando defectos encontrará defectos hasta en el paraíso". Es decir, buscamos tantos defectos que al final los acabamos encontrando...


Esto lo compruebo en mis sesiones de Escuelas de Padres cuando les pido a los asistentes que me digan 2 o 3 cualidades positivas de sus hijos. Les cuesta "encontrar" esas cualidades. Por el contrario, cuando les pido que me digan algún defecto, algo negativo, no tardan en darme una respuesta y además el listado es interminable... Es muy significativo.

Hace un tiempo leí una frase de Josep Manel Marrasé en su libro "La alegría de educar" que decía así: "Los docentes somos buscadores de cualidades, no de defectos". A mi me gusta aplicarla al ámbito familiar:



Por eso los padres debemos ser y actuar como "buscadores de tesoros", buscando siempre lo bueno de cada situación y sobre todo lo bueno de nuestros hijos. Comprobarás que actuando de esta forma, en la gran mayoría de casos, acabarás encontrando lo bueno.

"Convierte en un juego el encontrar algo positivo de cada situación. El 95% de nuestras emociones dependen de nuestra interpretación que hacemos de los eventos" 
Bryan Tracy

Por este motivo, a los padres les propongo un sencillo ejercicio que ahora te planteo a ti: HAZ UN LISTADO DE LAS CUALIDADES POSITIVAS DE TU HIJO.

Dedica unos minutos de tu tiempo para elaborar una lista que contenga todas las buenas cualidades que observas en tu hijo. El orden de las mismas es lo de menos, lo importante es que las anotes. Por ejemplo:

              Lo que me gusta de David:
                    Es....... inteligente
                                 curioso
                                 divertido
                                 ordenado
                                 responsable
                                 etc.

Si no te acuerdas de todo no importa, empieza ahora mismo el listado y poco a poco ves añadiendo más cualidades. Deja la lista en un lugar visible y de este modo siempre podrás recordar y valorar las fortalezas de tu hijo. Deja de centrarte en aquello que "hace mal" y deja de repetírselo continuamente pues al final se lo llegará a creer y así actuará. No olvides que tiene cosas muy buenas y se las debes recordad cada día. Busca lo mejor y eso será lo que encontrarás. Como suelo afirmar:


De esta forma mejoraremos su autoestima y la confianza en sí mismo. Por tanto, desde hoy plantéate convertirte en un padre buscador de tesoros. Comprobarás que se producen grandes cambios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada