domingo, 4 de octubre de 2015

Trata a tu hijo con respeto


Hoy quiero abordar un tema de suma importancia que muchas veces perdemos de vista los padres en nuestro día a día educativo: cómo tratar mejor a nuestro hijo. Este es quizás el consejo más importante que doy a las familias que participan en mis Escuelas de Padres y MadresEspero que te ayude a comprender mejor a tu hijo y ponerte en su lugar, algo tan necesario para educar hoy:
“Trata a tu hijo como te gustaría que te tratasen a ti. Trátalo con el mismo respeto, cariño y comprensión que exiges para ti. Trátalo de la misma forma que te gustaría que lo tratasen los demás. De este modo el niño percibirá el mensaje de que siempre queremos lo mejor para él”.
 Cualquier método educativo que no escuche al niño y lo trate con respeto está  condenado al fracaso. Observa atentamente a tu alrededor y comprobarás la gran cantidad de faltas de respeto que se cometen con los niños. Y esto, lo queramos o no, tiene consecuencias...

Recientemente leía una entrevista que le hacían a la periodista Glòria Serra en Gestionando Hijos en la que afirmaba algo muy importante:
“Debemos ser conscientes de que no tenemos un niño entre  las manos, sino que tenemos una persona. A veces los adultos somos un poco impositivos. Aunque la disciplina y la organización son muy importantes, a veces perdemos de vista que un niño tiene el mismo amor o desamor por los sabores que nosotros, que a ves hay un día que está cansado, como nos pasa a nosotros, o que hay cosas que sencillamente le gustan más. Aprender a respetar a nuestros hijos para mí es una asignatura difícil e importante”.
Aquí puedes ver el vídeo de la entrevista a Glòria Serra:

            

No olvides algo que es fundamental:
  • De la misma forma que tú, tus hijos también tienen sentimientos. Por tanto debemos procurar no herir sus sentimientos con nuestras palabras o acciones. Muchas veces lo hacemos sin darnos cuenta pues creemos que porque son pequeños no pasa nada y sí pasa. Analiza con detenimiento las palabras y el tono que empleas para dirigirte a tu hijo. Recuerda lo que comenté en una entrada anterior acerca de cómo nos dirigimos a ellos. En un futuro esto será decisivo para facilitar o bloquear la comunicación con ellos.
  • Como ya sabes educamos con nuestro ejemplo. Por este motivo si nosotros actuamos sin respetar al niño él hará lo mismo con sus iguales(hermanos, amigos, etc.) y en un futuro no muy lejano también con nosotros. ¿Qué aprenderá el niño si nos dirigimos a él con agresividad, gritos, etc.? Eso mismo es lo que transmitirá...

Estas son dos mis recomendaciones básicas
1. Escucha y atiende a tu hijo como se merece. Aprende a “leer” más allá de lo que está diciendo. Te dará muchas pistas sobre cómo debes actuar con él.
2. Comprende que tu hijo también tiene derecho a enfadarse y expresar sus sentimientos.  “Escucha” su enfado y deja a un lado expresiones del tipo: “tiene que hacer lo que yo le digo” o “¿pero este qué se ha pensado? Ahora verá…” No se trata de imponer nuestra autoridad. Antes de actuar piensa muy bien en quien tienes delante.


ES CLAVE:
  • Que nuestro hijo sienta que lo escuchamos, que hacemos caso a sus cosas no solo lo que nos interesa a nosotros, los adultos.
  • Evita los gritos y la agresividad a la hora de hablar con ellos.
  • Haz uso del poder mágico del elogio para educar: felicítalo por aquello que va consiguiendo y mejorando.
  • No te centres únicamente en lo que hace mal condenando siempre el error. Es una oportunidad magnífica para rectificar, aprender y crecer.

Espero que te haya resultado interesante esta entrada. Te agradecería mucho si la compartes con tus amigos en Facebook y Twitter. ¿Quieres ser el primero en recibir mis artículos y novedades? Suscríbete a mi Newsletter hoy mismo aquí. Muchas gracias por dedicarme tu tiempo!!! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada