domingo, 25 de enero de 2015

Entrevista en el periódico INFORMACIÓN (completa): Hijos y nuevas tecnologías

El pasado viernes impartí una conferencia en el Club INFORMACIÓN de Alicante "Tus hijos y las nuevas tecnologías". Con motivo de la misma, el periódico INFORMACIÓN publicó ayer sábado una entrevista en la que hablo sobre diversos temas relacionados con los menores y las nuevas tecnologías. Quiero agradecer desde aquí a la periodista Victoria Bueno su profesionalidad y gran trabajo.

Puedes leer la entrevista completa aquí (abajo tienes la transcripción completa de la misma). Espero que te resulte útil e interesante:





«Los padres no deben comprar a los hijos su primer teléfono móvil hasta los 14 o 15 años»

La generalización del mundo tecnológico en nuestra sociedad obliga a los padres a actualizarse para no perder el mando de la educación de sus hijos. La reflexión de este asesor educativo apunta a la responsabilidad de las familias sobre el uso que niños y adolescentes hacen del móvil o la tablet, para no convertirles en «huérfanos digitales».

El Club INFORMACIÓN acogió ayer una conferencia sobre el uso de las nuevas tecnologías, que tan perdidos tienen a numerosos padres y en la que el profesor de Primaria y asesor en escuelas de padres, Óscar Gónzalez, despejó dudas sobre la edad idónea para que los niños tengan un móvil, pero siempre bajo la supervisión del adulto. Asegura este experto que el uso de las tecnologías exige una charla con el hijo como la que podemos tener sobre el sexo o las drogas.



De entrada: ¿móviles en clase, sí o no?

Se pueden aprovechar como una herramienta más de trabajo, pero igual que puede ser positivo conlleva ciertos riesgos, porque se pueden hacer fotos o grabar videos, de modo que es imprescindible un control y supervisión, tanto en casa como en clase. No se trata de prohibir, sino de educar en el buen uso con unas normas y mucho respeto.

Pero sabrá que los móviles en clase están prohibidos.

Porque se hace un mal uso, pero como herramienta de trabajo buscan y comparten información. A través del whatsapp, Instagram o Twenti pueden compartir tareas de clase e ideas con alumnos de otros centros. Las cosas han cambiado mucho y no se trata de copiar, sino de su enfoque educativo que nos conecta con realidades de otros países también.

¿Cómo se asegura un profesor de que se cumplen las normas?

Hay que advertir de los peligros del mal uso de las tecnologías y de su abuso, como es estar conectado al whatsapp o conversar por Facebook cuando estoy con las tareas. Que pueden ser engañados fácilmente por personas con no buenas intenciones y que abusan de su ingenuidad. Que la imagen es sagrada y no se puede compartir a la ligera, ni mucho menos difundir la que se recibe de un tercero sin permiso. Hay que compartir esa pautas tanto en la escuela como en la familia porque si dejamos a los chicos, que son nativos digitales, los convertimos en huérfanos digitales y aprenderán de forma autodidacta.

¿Quiere decir que hay que tener con ellos la típica charla, como con el tema del sexo?

Exactamente. Igual que hacemos con el sexo o las drogas hay que hablar con los hijos de las tecnologías, porque si no, van a buscar esa orientación en otro sitio o entre los amigos. Y cuanto antes, mejor.

¿A qué edad sería lo ideal?

Incluso con dos o tres años, porque los adultos ya tenemos móvil y ellos lo ven. Hay que aprovechar la etapa infantil que es la más accesible a través del juego y hacer un acompañamiento, de modo que aprendan con nosotros. Si se retrasa ese aprendizaje a que sean preadolescentes no nos harán caso. Tampoco es excusa que ellos sepan más que nosotros porque pueden tener más dominio, pero la madurez la ponemos nosotros para guiarles y señalar los riesgos.



¿Cuándo comprarles móvil?

Lo demandan todo el tiempo, pero hay que marcar límites y retrasarlo al máximo, hasta los 14 o 15 años, según su madurez. Y si es antes, porque con la presión social nos cuesta decidir, poner condiciones. Hacerle ver que el móvil es nuestro y que sólo se lo cedemos. Normalmente se les da el de última generación y nos quedamos los antiguos, pero debe ser al revés. Desde que tienen 8 y 9 años hay que explicarles los riesgos y estar encima. El acceso del padre tiene que ser total y explicárselo de antemano, porque es como ponerles un ordenador en el bolsillo las 24 horas. No importa tanto la edad si hay una supervisión y control totales.

¿Cómo contrarrestar el miedo a que engañen al padre?

Pasa con todo. Aunque pensemos que nos lo van a contar todo, somos los últimos en enterarnos, por eso hay que marcar condiciones. Están además los sistemas de filtrado, saber a qué páginas acceden, limitar el tiempo que pueden estar en Internet y decírselo: te lo he cortado, no podrás entrar. El filtrado nos avisa en tiempo real y con el ordenador, lo mismo; que acceda con cuenta propia y configurada por nosotros tras explicarle lo que puede y no puede hacer. Pero todo empieza con el ejemplo. Si no queremos que usen el móvil a todas horas, tenemos que evitarlo nosotros en las cenas, reuniones, el coche...



Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Espero tus comentarios y sugerencias. ¿Quieres ser el primero en recibir mis artículos y novedades? Suscríbete a mi Newsletter hoy mismo aquí.
Puedes seguirme en Twitter: @OscarG_1978 o en Facebook https://www.facebook.com/oscar.g1978

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada