domingo, 4 de agosto de 2013

Es tiempo para la reflexión



Es tiempo de descanso para disfrutar de unas merecidas vacaciones pero sobre todo es tiempo para detenernos y reflexionar sobre el nuevo curso escolar que se nos viene encima.

Es momento de mirar en nuestro interior, de hacer introspección, sincerarnos con nosotros mismos y preguntarnos sobre qué medios vamos a poner en marcha para mejorar la educación este nuevo curso en el que vamos a seguir escuchando y recibiendo mensajes de CRISIS, FRACASO ESCOLAR, ABANDONO, etc. 

Como siempre afirmo, estoy cansado de los mensajes derrotistas, catastrofistas y pesimistas que lo único que consiguen es llevarnos hacia el inmovilismo y la inacción, a parte del mal ambiente que generan en el seno del mundo educativo. 


Si realmente queremos cambiar la realidad, si queremos cambiar las cosas tenemos que pasar a la ACCIÓN. No hay otra. Nadie va a venir a resolvernos la papeleta y no podemos quedarnos esperando ingenuamente a que esto suceda. Tampoco podemos perder el tiempo simplemente estableciendo “buenos deseos” y “buenas intenciones”. El OPTIMISMO es un buen punto de partida porque impulsa y nos mueve a la acción, pero no es suficiente. Creo más en la ley de la acción que en la ley de la atracción..

Mientras los optimistas estamos trabajando y haciendo algo para cambiar las cosas, los pesimistas siguen discutiendo y debatiendo sobre si las metas que proponemos son alcanzables o no. Como muy bien afirma José Antonio Marina “el pesimista goza de un prestigio intelectual que no merece”. Y por desgracia, estamos rodeados de muchos “pesimistas educativos” que solo ven lo negativo, lo malo y están esperando a que alguien venga a arreglarlo.

Pero hemos de tener la precaución de no caer en la tentación de creer que el optimismo nos va a aislar y proteger de todos los problemas y que éstos se van a solucionar por sí solos teniendo un pensamiento y una
actitud positiva. Al contrario de lo que creemos, debemos ponernos en marcha y pasar a la acción para establecer estrategias y resolver estos problemas de manera efectiva. Insisto, es el único camino para resolver y cambiar cosas. Hemos de convertirnos en actores de la película y no quedarnos mirando como meros espectadores de la misma.

Reflexiona, medita y comparte tu decisión sobre la siguiente cuestión: ¿qué estás dispuesto a hacer tú este curso para mejorar la educación?, ¿hasta dónde estás dispuesto a llegar?

Hace poco leía una interesante entrevista de Alejandro Gámiz a Richard Gerver en la que afirmaba lo siguiente: “Hemos de tener el valor de mirar más allá de las políticas y las estructuras educativas. Hay mucha más libertad dentro del sistema de lo que la mayoría de la gente piensa. Mi colegio, la Escuela Primaria Grange, consiguió todo lo que hizo dentro de uno de los sistemas más controladores del mundo, el británico. ¡¡Si nosotros podemos, cualquiera puede!!

Estoy convencido de que entre tod@s
PODEMOS CAMBIAR Y MEJORAR LA EDUCACIÓN

Y tú, ¿qué estás dispuesto a hacer para promover estos cambios? Espero tus comentarios, ideas y sugerencias.

Comparto contigo una nueva entrega de mi Magazine Digital "OPTIMISMO EDUCATIVO". Ta agradecería que le dieras la máxima difusión para lograr conseguir una
"masa crítica" que promueva una actitud positiva y de cambios... Te invito a que entres en la web del proyecto OPTIMISMO EDUCATIVO aquí. Mil gracias de antemano por tu tiempo y atención:






Te agradecería que la compartieras con tus amigos en Facebook y Twitter. Como siempre, mil gracias por tu apoyo!!! Si estás interesado en ser el primero en recibir mis artículos y material inédito te recomiendo que te suscribas a mi Newsletter aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada