lunes, 1 de julio de 2013

Claves para recuperar los supensos en vacaciones (I)

El otro día me entrevistaron del periódico ABC para que les diera mi punto de vista sobre la hoja de ruta para recuperar en vacaciones los suspensos. Es un tema que me preocupa bastante ya que según los estudios cerca de un 16% de alumnos ha repetido alguna vez en Primaria y en Secundaria es todavía más preocupante pues el 38% de los alumnos de 15 años han repetido alguna vez algún curso. Es momento de que nos planteemos qué está ocurriendo y qué podemos hacer para revertir esta situación.

En el presente artículo puedes leer le visión de algunos expertos sobre cómo abordar los suspensos en verano pero también qué deben hacer aquellos que han aprobado todo. Como comprobarás hay diversas y variadas opiniones, todas ellas muy interesantes. Lo más importante es que podamos ofrecer a nuestros hijos y alumnos una formación útil y práctica sobre técnicas de estudio eficaz para que logren alcanzar los objetivos propuestos. Mañana compartiré la entrevista que me hicieron el domingo en el programa de fin de semana de la COPE para abordar el mismo tema.


Este es el artículo íntegro publicado en ABC:


Aquí transcribo el artículo para que lo puedas leer:


"Las notas de final de curso siempre hacen sufrir a la familia. Luego, en los mejores casos, las buenas calificaciones son motivo de alegrías. En los peores, los suspensos, además de desatar conflictos y disgustos, ponen patas arriba todos los planes del verano. Pero ni hay que hacer un drama, ni pasarlo por alto, aconsejan los expertos. En vacaciones, hay tiempo para todo: se puede estudiar, aprender y preparar los exámenes de recuperación de septiembre, y también disfrutar y divertirse sin agobios ni presiones. «El día es muy largo y el niño tiene que convivir, compartir con sus amigos, con su familia... Es necesario para su inteligencia emocional», afirma Clara Vives, profesora de Secundaria del Colegio CEU San Pablo de Montepríncipe.
Afrontar los reveses académicos de los hijos siempre cuesta, y más a ellos, pero «nunca hay que dejar que se conviertan en una penitencia para la familia», como recomienda Juan Antonio Perteguer, educador y profesor. Ni tampoco que sean motivos de riñas y castigos. Ya es suficiente penitencia para el alumno estudiar durante las vacaciones escolares para recuperar en septiembre y sobreponerse al disgusto que supone el hecho de suspender. «No hay que dramatizar —insiste Jorge Casesmeiro, pedagogo y director de psicopaidos.com—. Los estudiantes deben comprender que necesitan hacer un esfuerzo extra en verano, pero no van a estar solos, ya que los padres les acompañarán en el proceso».
Perteguer aconseja que siempre antes de ponerse a la tarea se «dejen unos días de descanso escolar», nada más terminar las clases, y después se organice el trabajo del verano. Para ello todos los expertos coinciden: padres e hijos lo primero que deben hacer es analizar con el profesor el motivo del suspenso. Hay miles: desde problemas familiares, una enfermedad, o un cambio de colegio al desinterés por una asignatura, la ausencia de hábitos y técnicas de estudio o de voluntad o de motivación... Y siempre se escucharán excusas del tipo«el profe me tiene manía».

Dos o tres horas al día


Una vez identificado cuál es el origen de las malas notas, entre todos se traza una hoja de ruta para estudiar. «Hay que ser flexibles, pero el niño tiene que saber que debe cumplir un horario de estudio diario, por ejemplo repasar por la mañana y jugar por la tarde», asegura Óscar González, profesor de Primaria y director de Escuela de Padres con Talento. En esto, cada familia tiene su librillo. Por ejemplo, la profesora Clara Vives prefiere que, ya en Secundaria, padres e hijos«marquen unos contenidos de estudio por semana y comprueben si se van cumpliendo al final de cada semana».
Perteguer estima que «un esfuerzo de dos o tres horas diarias es suficiente para aprobar en septiembre, siempre que se establezca un horario acordado con el alumno». Precisamente, pactar con el estudiante la hoja de ruta es uno de los requerimientos que ninguna familia se puede saltar. «El plan de trabajo se diseña con el estudiante», recomienda Casesmeiro. «Será razonable y realista, negociado. Incluso conviene redactarlo y firmarlo. Debe dejar tiempo para todo: estudio, diversión en familia, con amigos, aficiones...», explica. El pedagogo aconseja también establecer y acordar qué ocurrirá si el plan no se lleva a cabo. «Si se incumple se retiran privilegios. Si se cumple se respetan».

Mensajes de ánimo


Las cosas resultan más fáciles si todo ese esfuerzo va acompañado demensajes positivos, «de ánimo», dice Clara Vives. «Los padres tienen que valorar los pequeños progresos de su hijo y no el resultado final. El niño debe sentir que valoran su esfuerzo, ayudándole y destacando lo que hace bien y no repitiendo lo que hace mal», explica Óscar González.
Suspensos se producen en todos los cursos, también en los de Primaria. Cerca de un 16% de alumnos ha repetido alguna vez en ese ciclo. Pero es en Secundaria donde el fracaso en los estudios se hace más evidente: el 38% de los alumnos de 15 años han repetido algún curso. Primero de la ESO suele ser el año que se hace más cuesta arriba para los chicos. «El paso de Primaria a Secundaria es un reto para el alumno porque tiene que adaptarse a una exigencia mayor y se le pide también mayor rendimiento. Las materias tienen gran carga de contenido», afirma la profesora Clara Vives. Muchas veces se cambia de centro, de compañeros de clase, de tutores... Por si fuera poco, a eso hay que añadir los vaivenes de la adolescencia. Por todo ello, es muy frecuente que alguna o algunas asignaturas queden colgando para septiembre.
La familia también tiene que valorar la necesidad de una academia,un profesor particular o clases de refuerzo en el colegio. «Muchos padres que trabajan prefieren academias cuando el alumno ha suspendido varias asignaturas. O cuando ellos no les pueden ayudar en determinadas materias. Pero para alumnos que solo tienen que estudiar asignaturas como Historia pueden prepararse en casa», dice Clara Vives.

También los aprobados


El estudio no es solo para los que han suspendido, también los que aprueban y obtienen buenas calificaciones deben continuar trabajando, pero sin ninguna presión. Muchos colegios ofrecen propuestas de repaso, que «no deben tomarse como una obligación. Pero el niño no puede estar dos meses sin hacer nada, ya que el hábito de estudio y trabajo diario lo pierde, así como olvidan algunos conceptos trabajados durante el curso», dice Óscar González. La lectura «de lo que quieran» es lo más recomendable, dice Clara Vives.
Los expertos recuerdan un apunte final: si bien el suspenso no se castiga, el aprobado o las buenas notas sí se premian, pero con mesura: se recompensa y valora el esfuerzo, se elogia el trabajo realizado, que a la vez es un deber, pero los buenos resultados no se compran.


Espero que esta entrada te haya resultado interesante. Muchas gracias por dedicarme tu tiempo. Me ayudarías si la compartieras con tus amigos y conocidos en Facebook, Twitter, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada