lunes, 6 de marzo de 2017

Familia y escuela podemos educar en equipo

La educación de nuestro país tiene una gran cantidad de problemas por resolver y debemos empezar cuanto antes a darles solución si realmente queremos conseguir lo que últimamente se repite con tanta insistencia: un auténtico cambio educativo. Desde hace unos años vengo trabajando para intentar dar solución a uno de los temas que más me preocupan: la relación familia-escuela. Por este motivo, hace tres años publiqué “Familia y Escuela. Escuela y Familia” (Desclée De Brouwer) una guía para intentar que padres y docentes nos entendamos mejor. Además, participo como ponente en numerosos eventos e imparto cursos de formación invitado para hablar sobre el tema. Te dejo aquí algunos ejemplos:



lunes, 30 de enero de 2017

EMPATÍA- Píldora educativa

UNO DE LOS GRANDES FALLOS DE LA EDUCACIÓN...
Es que de pequeños no nos enseñaron el juego de "ponerse en el lugar del otro" o el de "el que no sabe lo que siente el otro, pierde" Javier Urra
Pongamos el foco de la educación en el NOSOTROS. Urgente y necesario si queremos que nuestros hijos aprendan a vivir y CONVIVIR.

domingo, 29 de enero de 2017

Educar hijos solidarios

No me cansaré jamás de insistir en la importancia de educar en valores. Los padres, además de preocuparnos por formar a nuestros hijos de la mejor manera posible, porque saquen buenas notas, que aprendan idiomas, etc. tenemos el deber y la responsabilidad de transmitirles una serie de valores esenciales para la convivencia humana. Es tarea de los padres transmitir a sus hijos valores como la tolerancia, el respeto, el esfuerzo, el perdón, etc. Hace un tiempo publiqué una entrada dedicada a este tema donde te hablé sobre los 10 valoresfundamentales para educar a tus hijos. En el mismo artículo destaqué algo muy importante: No podemos olvidar que para la transmisión de esos valores es mucho más importante lo que hacemos que lo que decimos y por tanto, debemos mostrar coherencia en nuestras acciones a la hora de educar. Debemos buscar oportunidades de ponerlos en práctica pues se nos presentan a diario, en cada momento. No podemos decir al niño que sea respetuoso con los demás cuando nosotros estamos continuamente faltando el respeto a todo el mundo: eduquemos con nuestro EJEMPLO.

miércoles, 25 de enero de 2017

AUTONOMÍA- Píldora educativa


"No le hagas a tu hijo lo que 
él puede hacer por sí mismo"

No permitamos que teniendo la capacidad para hacerlo deje de asumir sus responsabilidades porque le ayudamos en exceso. Eso se llama sobreprotección. Más que una ayuda se trata de un obstáculo para su desarrollo y habilidades. Olvida la frase " Deja, ya lo hago yo que lo haré más rápido". Permitamos que vayan asumiendo sus responsabilidades acordes a su edad. Esto les ayudará a CRECER en el amplio sentido de la palabra.  #educarcontalento


Aprende de tus hijos

Educar es una tarea tan inmensa como apasionante. Es importante que entendamos que la educación es un proceso en dos direcciones y que al mismo tiempo que estamos educando a nuestros hijos éstos nos obligan ser mejores. De hecho en más de una ocasión he escuchado a alguna persona decir "desde que soy padre soy mejor persona...". Y es que ser padres nos obliga a mejorar porque queremos darles lo mejor. 

lunes, 23 de enero de 2017

¿Sois padres? Equivocaos mucho...

Este es uno de mis primeros consejos que ofrezco en las Escuelas de Padres y Madres que imparto a diario: debemos aprender de nuestros errores porque esto nos ayudará a crecer y mejorar cada día como padres y educadores. Además, nos permitirá eliminar ese sentimiento de culpa que nos invade porque un error que cometemos es el de querer responsabilizarnos y culparnos por todo lo que le ocurre a nuestro hijo. Llegamos a creer que lo bueno que le pasa al niño es mérito nuestro y lo malo también es culpa nuestra. Ojalá fuera tan sencillo... No todo lo malo es culpa nuestra. No olvides que siempre tratas de hacer y dar lo mejor de ti pero no siempre obtienes el resultado que esperas, es normal. Hemos de tener en cuenta que hay muchas variables que se nos escapan y jamás debemos perderlo de vista.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Educar es amar

Cuando hablamos de educación nos perdemos en teorías, ideas, problemas y conceptos olvidando realmente lo esencial: que educar es amar. El amor es y debe ser la fuerza motriz de nuestra acción educativa (tanto si somos padres como si somos docentes). Y este amor debe estar presente desde el minuto cero y se debe manifestar de múltiples formas: besos, caricias, palabras de cariño, palabras de ánimo…  El niño para su crecimiento y construcción necesita una sustancia esencial: el afecto. 

Pero ese amor no solo es de los padres hacia los hijos, es un camino en dos direcciones. Ahí está la magia de ser padres... Carlos González lo describe muy bien: “cada vez que nace un niño, nacen también un padre y una madre. Y a partir de ahí crecemos juntos en sabiduría y en virtud (los niños también en tamaño). Los hijos nos ofrecen su amor incondicional, incluso aunque no hayamos hecho nada por merecerlo. Nos hacen sentir importantes y necesarios, nos divierten y nos intrigan, dan propósito y color a nuestras vidas, nos permiten acompañarlos por un tiempo en la fascinante aventura de descubrir el mundo. Ser padre es un privilegio”. 

domingo, 16 de octubre de 2016

Educar, cuestión de equilibrio

Muchos padres siguen afirmando que se debe dejar a los niños total libertad para que tomen sus propias decisiones sin que nosotros tengamos que intervenir porque de este modo podrán desarrollar al máximo todo su potencial. Además, suelen ser los padres que afirman ¡que hagan lo que quieran, ahora que pueden! sin tener en cuenta que la ausencia de límites claros tiene unas consecuencias negativas. Por este motivo me gusta iniciar mis Escuelas de Padres y Madres con un sencillo cuento (extraído del libro “Ámame para que me pueda ir” de J.Soler y M. Conangla). Lo comparto aquí contigo para que te sirva de reflexión:

jueves, 13 de octubre de 2016

¿Semillas o balas?

Hoy quiero compartir una breve reflexión contigo sobre la forma en que nos comunicamos con nuestros hijos:

Hemos de tener mucho cuidado con el lenguaje con el que nos dirigimos a nuestros hijos. En su fantástico libro "Ámame para que me pueda ir" Jaume Soler y Mercé Conangla hablan de la importancia del lenguaje con el que nos comunicamos con nuestros hijos: ¿Palabras-dardos? o ¿palabras semillas? Porque cuando utilizamos palabras-dardo las disparamos de forma agresiva, matamos su inspiración y neutralizamos su motivación. Además, su seguridad y autoestima se pueden ver resentidas. En cambio las palabras-semillas llegan a sus corazones y ahí echan raíces y permiten que las ideas crezcan y florezcan...
Yo lo tengo claro. Y tú, ¿qué palabras quieres usar con tus hijos? ¿Semillas o balas?

"Educar es sembrar y saber esperar"
Bernabé Tierno