jueves, 20 de abril de 2017

Las etiquetas dañan a nuestros hijos

Las etiquetas no deben utilizarse con nuestros hijos. Si yo digo "ese coche es feo", al coche no le ocurre absolutamente  nada. No se ofende ni se avergüenza por mi afirmación. Nada. Ahora bien, cuando a los niños les llamamos feos, tontos, torpes, vagos, etc. esto sí tiene una consecuencia: generamos enfado y resentimiento. Si llamamos al niño "torpe" al principio nos puede contestar con un "Yo no soy torpe" pero llegará a creer que esto realmente es así. Irá construyendo su autoimagen en base a lo que le decimos, creyendo que esto es así y actuará asumiendo ese papel, ese rol.

lunes, 3 de abril de 2017

La generación "boca arriba"

Hoy traigo al blog la colaboración de mi amiga Sonia Esquinas, psicóloga y autora del libro "Cómo ayudar a los niños a dormir. Técnica del acompañamiento" (Desclée De Brouwer). Sonia es psicóloga desde hace 22 años en Sevilla. Su labor profesional se centra en consulta privada de infantil y adultos, atención a Escuelas Infantiles y Colegios, Escuela de Padres, Conferencias, Formación y colaboradora de Cope y Canal Sur Radio. También colabora con el Instituto de Investigaciones del Sueño, en Madrid, bajo la dirección del internacional neurólogo Diego García Borreguero. Puedes leer su interesante artículo aquí:

jueves, 30 de marzo de 2017

¿Eres madre o padre? Deja de preocuparte...

El estado natural de los padres es la preocupación permanente. Cuando nuestros hijos son bebés nos preocupamos por cuestiones menores como la rozadura del pañal y por cosas más importante y serias como el síndrome de la muerte súbita del lactante.

Cuando pasan a la siguiente etapa los problemas van cambiando y nos preocupamos por los rasguños y heridas que se hacen jugando en las rodillas y brazos pero también si hay un retraso en su desarrollo evolutivo. Y ya en la adolescencia, ¿qué te voy a contar? A medida que van creciendo también lo hacen nuestras preocupaciones. Por desgracia, este exceso de preocupación influye en nuestra manera de educar y actuar con nuestros hijos. Recuerda lo que dice el juez Calatayud:

lunes, 6 de marzo de 2017

Familia y escuela podemos educar en equipo

La educación de nuestro país tiene una gran cantidad de problemas por resolver y debemos empezar cuanto antes a darles solución si realmente queremos conseguir lo que últimamente se repite con tanta insistencia: un auténtico cambio educativo. Desde hace unos años vengo trabajando para intentar dar solución a uno de los temas que más me preocupan: la relación familia-escuela. Por este motivo, hace tres años publiqué “Familia y Escuela. Escuela y Familia” (Desclée De Brouwer) una guía para intentar que padres y docentes nos entendamos mejor. Además, participo como ponente en numerosos eventos e imparto cursos de formación invitado para hablar sobre el tema. Te dejo aquí algunos ejemplos:



lunes, 30 de enero de 2017

EMPATÍA- Píldora educativa

UNO DE LOS GRANDES FALLOS DE LA EDUCACIÓN...
Es que de pequeños no nos enseñaron el juego de "ponerse en el lugar del otro" o el de "el que no sabe lo que siente el otro, pierde" Javier Urra
Pongamos el foco de la educación en el NOSOTROS. Urgente y necesario si queremos que nuestros hijos aprendan a vivir y CONVIVIR.

domingo, 29 de enero de 2017

Educar hijos solidarios

No me cansaré jamás de insistir en la importancia de educar en valores. Los padres, además de preocuparnos por formar a nuestros hijos de la mejor manera posible, porque saquen buenas notas, que aprendan idiomas, etc. tenemos el deber y la responsabilidad de transmitirles una serie de valores esenciales para la convivencia humana. Es tarea de los padres transmitir a sus hijos valores como la tolerancia, el respeto, el esfuerzo, el perdón, etc. Hace un tiempo publiqué una entrada dedicada a este tema donde te hablé sobre los 10 valoresfundamentales para educar a tus hijos. En el mismo artículo destaqué algo muy importante: No podemos olvidar que para la transmisión de esos valores es mucho más importante lo que hacemos que lo que decimos y por tanto, debemos mostrar coherencia en nuestras acciones a la hora de educar. Debemos buscar oportunidades de ponerlos en práctica pues se nos presentan a diario, en cada momento. No podemos decir al niño que sea respetuoso con los demás cuando nosotros estamos continuamente faltando el respeto a todo el mundo: eduquemos con nuestro EJEMPLO.

miércoles, 25 de enero de 2017

AUTONOMÍA- Píldora educativa


"No le hagas a tu hijo lo que 
él puede hacer por sí mismo"

No permitamos que teniendo la capacidad para hacerlo deje de asumir sus responsabilidades porque le ayudamos en exceso. Eso se llama sobreprotección. Más que una ayuda se trata de un obstáculo para su desarrollo y habilidades. Olvida la frase " Deja, ya lo hago yo que lo haré más rápido". Permitamos que vayan asumiendo sus responsabilidades acordes a su edad. Esto les ayudará a CRECER en el amplio sentido de la palabra.  #educarcontalento


Aprende de tus hijos

Educar es una tarea tan inmensa como apasionante. Es importante que entendamos que la educación es un proceso en dos direcciones y que al mismo tiempo que estamos educando a nuestros hijos éstos nos obligan ser mejores. De hecho en más de una ocasión he escuchado a alguna persona decir "desde que soy padre soy mejor persona...". Y es que ser padres nos obliga a mejorar porque queremos darles lo mejor. 

lunes, 23 de enero de 2017

¿Sois padres? Equivocaos mucho...

Este es uno de mis primeros consejos que ofrezco en las Escuelas de Padres y Madres que imparto a diario: debemos aprender de nuestros errores porque esto nos ayudará a crecer y mejorar cada día como padres y educadores. Además, nos permitirá eliminar ese sentimiento de culpa que nos invade porque un error que cometemos es el de querer responsabilizarnos y culparnos por todo lo que le ocurre a nuestro hijo. Llegamos a creer que lo bueno que le pasa al niño es mérito nuestro y lo malo también es culpa nuestra. Ojalá fuera tan sencillo... No todo lo malo es culpa nuestra. No olvides que siempre tratas de hacer y dar lo mejor de ti pero no siempre obtienes el resultado que esperas, es normal. Hemos de tener en cuenta que hay muchas variables que se nos escapan y jamás debemos perderlo de vista.